SPANISH SUMMARY

“Estaba dispuesta a ponerle fin a mi dolor, así que me entregué al proceso”

La Lucha

En una noche triste a finales de julio de 1995, mi padre anunciaba a la familia que él y yo partíamos a los Estados Unidos.  Mi padre decidió dejar todo atrás y buscar una mejor vida de la que teníamos en México.  En solo días, tuve que adaptarme rápidamente;  comencé a trabajar y me inscribí en la preparatoria. Mi padre trabajaba doble turno para poder vivir en un lugar decente. Los sacrificios fueron dando sus frutos, y finalmente vivíamos una vida feliz y abundante.

Una noche, mi estricto padre decidió echarme de la casa por desobedecerlo, quedando en la calle.  Esa sería tan sólo una de las muchas luchas que quedaban por vivir (por las cuales hoy día estoy profundamente agradecida).

Con sólo 19 años me veía envuelta en fiestas, drogas y alcohol, camino a mi autodestrucción. A los 21 años, me casé, en parte para satisfacer a mi madre. Dios nos bendijo con dos hermosos hijos y un bello hogar.

Sin embargo, mi cuento de hadas llegó a su inesperado fin. Mi padre me había fallado, mi marido me había engañado y no tenía relación con mi madre desde la adolescencia. Me sentía sola, derrotada y vulnerable.

Al tiempo me involucré con alguien que no me amaba y que impredeciblemente me embarazó. Me mantuve en esa relación inestable e inmadura por temor, la cual finalizó al descubrir que el salía con otra mujer. Una vez más, mi mundo se derrumbó.

La Rendicion

A solo días de descubrir tal engaño, me diagnosticaron con Trastorno Depresivo, pánico, ansiedad y dependencia medicinal en un hospital psiquiátrico de alto prestigio. Estaba totalmente quebrantada lo cual causó mi traslado a un largo programa intensivo de psicoterapia. Me abstraje del mundo y me enfoqué en mi tratamiento para poder sanar. Estaba dispuesta a ponerle fin a mi dolor.

La Renovacion

Durante mi proceso de recuperación descubrí mucho acerca de mi misma y pude identificar la raíz de mis problemas. También descubrí lo que finalmente cambió mi vida: la “Ley de Atracción” la cual es una potente fuerza que atrae hacia nosotros aquello que pensamos a través de la energía.

Estaba dispuesta al cambio, igual que una pequeña oruga, lista para una metamorfosis mágica. Estaba presta para comenzar una crisálida transformación y convertirme en la mujer que yo sabía podría ser, y volar como una mariposa. Era el momento de ejecutar todo lo que había aprendido.

Empecé mi transformación con AGRADECIMIENTO. La gratitud me cambió  de adentro hacia afuera. Y comencé a tomar riesgos para crear la vida que quería vivir, a pesar de mi miedo al fracaso.

Me convertí en una persona feliz, siempre encontraba una razón para sonreír, especialmente el día que me emplearon en uno de los periódicos latinos más reconocidos en Chicago. Aprendí a dejar ir mi dolor y soltar todo resentimiento ¡Finalmente fui libre! Y decidí comenzar a inspirar y a dar esperanza a aquellos que como yo, llegaron a éste país sin nada.

Acepta tus defectos y abraza tus virtudes, visualiza la vida que quieres vivir, y ¡vívela! Todo lo que necesitas llegará a ti, sin esfuerzo.

Enfrenta tus miedos y toma riesgos; el hacer tus sueños realidad ¡está en tus manos!